Pan ajeno caro cuesta

Bread rolls

Bread rolls (Photo credit: Wikipedia)

Pondera el trabajo propio para ganarse uno las cosas, puesto que vivir del pan de los demás es trabajoso, además del hecho de que lo que uno ha fabricado con su sudor lo valora más; en particular, señala que lo que uno ha de pedir es más costoso que lo que uno paga de su bolsillo, puesto que los ruegos son bastante denigrantes y deber un favor sale caro a menudo.
Lo contrario nos dice Pan ajeno quita el hastío, o Pan ajeno, hastío quita, en los que se valora como más sabroso lo que no nos cuesta que lo propio, así como que encontramos gusto en probar lo de otras casas más que lo que en la nuestra encontramos a diario. También se dice Pan del vecino, hastío quita.

Pan con pan, comida de tontos

Se usa este dicho de forma literal para animar a que se “enriquezca” el pan acompañándolo de cualquier cosa, pues con casi cualquier cosa el pan va bien, y no se tome solo si puede ser. Se puede usar de forma más general para indicar que cosas iguales no se hacen buena compañía, siendo mejor la mezcla o variedad.
Se usa bastante con los niños, a los que el pan les encanta, para animarlos a que les sirva de compañía de alimentos más sustancioso y no se queden en comerse solo el pan, hincharse, y dejarse la comida más sustanciosa en el plato.
Se dice también Pan con pan no pringa, indicando que lo que “pringa” es lo que lo acompaña. Cuando se dice que “el pan engorda”, se suele recordar que el pan no es lo que engorda, sino lo que acompañamos con pan o metemos dentro de él.

Quien hace mal pan, ese lo comerá

Existe la creencia de que las malas acciones revierten hacia quien las hace, de forma que, con cierta justicia poética, las personas que hacen el mal acaban padeciendo cierto castigo por ello y en este sentido se dice este dicho. Así, la persona que hace malas acciones las padece igual que quien hace un producto malo (en este caso, pan) tiene que comérselo él porque ningún otro lo aceptará.

Todo lo vende quien pan no tiene

Se justifican con este refrán las ventas de patrimonio cuando las cosas van mal, en especial en momentos de gran necesidad, en el que los bienes han de remediar los males. En general, se considera que comprar bienes inmuebles es causa de alegría, mientras que el tener que venderlos es algo negativo, por lo que solo en casos de necesidad se debe vender (a eso se refiere el no tener pan).

Pan para hoy y hambre para mañana

Pan para hoy y hambre para mañana

Esta expresión nos indica que una solución que se está pensando solo tendrá efectos a corto plazo, no teniéndolos a largo plazo o, incluso, siendo perjudicial a la larga.
Durante la Guerra Civil española se editaron numerosos carteles propagandísticos; este, en concreto, trata literalmente el tema de hoy, recordando que comer carne un día era asegurarse muchos sin leche ni huevos:

El pan no engorda lo que engorda es lo que metemos dentro!

Se usa este dicho de forma literal para animar a que se “enriquezca” el pan acompañándolo de cualquier cosa, pues con casi cualquier cosa el pan va bien, y no se tome solo si puede ser. Se puede usar de forma más general para indicar que cosas iguales no se hacen buena compañía, siendo mejor la mezcla o variedad.
Se usa bastante con los niños, a los que el pan les encanta, para animarlos a que les sirva de compañía de alimentos más sustancioso y no se queden en comerse solo el pan, hincharse, y dejarse la comida más sustanciosa en el plato.
Se dice también Pan con pan no pringa, indicando que lo que “pringa” es lo que lo acompaña. Cuando se dice que “el pan engorda”, se suele recordar que el pan no es lo que engorda, sino lo que acompañamos con pan o metemos dentro de él